Monday, March 12, 2007

El guión y yo


(Making-of de “PROXIMA”) – Fíjense bien en esta imagen porque difícilmente volverá a repetirse: nunca repaso el guión durante el rodaje. No tengo tiempo ni ganas. Raramente lo llevo encima. Se supone que ya sé de qué va la película y que los actores se han aprendido los diálogos. No memorizo el guión, pero recuerdo las cuatro cosas que hacen falta para marcar el rumbo del día. Si tengo alguna duda, le pregunto a alguien que lleve el tocho encima. Y si olvido algo por completo es que merecía ser olvidado. En esta ocasión no tuve más remedio que echarle un ojo porque el tiempo apremiaba y me veía obligado a organizar un plano secuencia larguísimo en el que cinco actores (Aubets, Blake, Solàs, Peña y Castellà) interactuarían sin dejar de parlotear y entrecruzarse todo el rato. Estoy flanqueado por dos platos con algo similar a un mejunje de berberechos, pero que en realidad es pan mojado en leche con raccord del día anterior. Aunque parezco estar concentrado en el texto, realmente estoy pensando que no debo olvidarme de retirar el guión de la mesa cuando acabe so pena de servir carnaza a los cazadores de gazapos y fallos de continuidad. Ah, los pies los tengo sumergidos en un barreño de agua con sales reconstituyentes. El barreño reposa sobre la lápida de un príncipe medieval que murió degollado por su barbero al sufrir éste un repentino ataque de hipo. La tumba comunica con un intrincado laberinto de pasadizos subterráneos habitados por ratas ciegas grandes como cerdos. Por la noche salían a la superficie y roían las patas de los trípodes (pueden apreciarse las dentelladas en dos de los tres pies del trípode plantado a mi espalda). Y bueno, en fin, debajo de la mesa ocurre otro sinfín de cosas que sería largo de relatar y que prefiero dejar a su imaginación.

No comments: