Wednesday, January 17, 2007

La paradoja del sifón y la cazalla

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados” - dijo el mayor filósofo del siglo XX (Groucho Marx). Pocas sentencias pueden verse refrendadas tan a menudo como ésta. Y para muestra un botón. Vean si no lo que andan lucubrando los ministros de Interior y Justicia de la Unión Europea: prohibir la venta de videojuegos violentos a los menores. Algunos expertos afirman haber certificado que existe una relación causa-efecto entre la violencia juvenil y los videojuegos violentos. Llevan haciéndolo desde la invención del joystick. Son los mismos que llevan certificando los efectos perniciosos de las películas violentas desde la invención de la cruz de malta. De algo hay que comer, y los certificados de causa-efecto dan para llenar el carrito de la compra, o eso parece. Estos expertos descienden en línea directa de otros, los expertos medievales que certificaban si una mujer era bruja o no lo era cargándola de cadenas y arrojándola al agua: si flotaba era bruja, y había que quemarla. Si moría ahogada, demostraba no serlo, y Dios la acogería en su seno. Aquellos tarugos se alimentaban pobremente y la sangre apenas les regaba el cerebro pasadas las once de la mañana. Pero los de hoy no tienen excusa, pues comen todos los calamares a la romana que se les antoja y además pueden acceder a Wittgenstein entrando en cualquier biblioteca pública. Ojeando su libro más famoso hallarán esta sentencia: “Que el sol vaya a salir mañana es una hipótesis; y esto quiere decir: no sabemos si saldrá.” Wittgenstein, sí, el segundo mayor filósofo del siglo XX. Seguro que él y Groucho se profesaban mutua admiración. Los expertos causistas, los políticos efectistas que se fían de los expertos causistas, y a su vez todos los que se fíen de éstos y de aquéllos harían mejor en emplear su tiempo tirándose pasteles a la cara bajo la carpa de un circo.

No comments: