Tuesday, September 13, 2011

¡Aflojad la pasta!

Queridos adláteres, el planeta se viene abajo. Crisis descomunal, catástrofes variopintas, alelados soltando bobadas día y noche... Esto pinta como pinta pero a pesar de ello un puñado de osados inasequibles al desaliento seguimos empeñamos en algo tan pueril como hacer películas. Alegraos, otra producción atánica está en camino. Quiero rodar "Gallino", mi película pornofilosófica, y quiero acabarla antes de que la Tierra se vaya al carajo.

¿Que a quién le importa lo que yo quiera? A casi nadie. Veo que estáis de mal humor. Pero veréis: películas se van a seguir haciendo, os importe o no. Y tanto vosotros como yo las vamos a seguir pagando, las veamos o no las veamos. Esto es así merced a una cosa que se llama subvención, que consiste en que unas personas bien peinadas ingresan una parte de nuestro dinero en la cuenta corriente de otras personas no necesariamente bien peinadas pero que hacen películas (o viceversa, ahora no me acuerdo bien, a lo mejor se turnan).

A mí, personalmente, y ya que habéis sacado el tema, me gustaría que me consultaran. Podrían telefonear y preguntarme: Oye, súbdito, ¿quieres que le demos parte de tu dinero a Fulanito para que haga una película?... Y entonces, en función de mi criterio y de mis afectos, diría que sí en algunos casos y en otros que ya me lo pensaré. Quizás a vosotros también os gustaría decidir. Pero claro, para montar un arreglo de este tipo, libre y voluntario, no hace falta un ministerio de cultura, ni subvenciones, ni impuestos al tabaco. Bastaría con que Fulanito y la gente a la que nos gusta lo que hace Fulanito nos pusiéramos de acuerdo. La buena noticia es que esto es posible. No es sólo posible, existe y se hace. Los americanos lo llaman crowd funding y han puesto en marcha diferentes plataformas para llevarlo a cabo.

El crowd funding es un sistema mediante el cual un proyecto modesto se financia con muchas pequeñas aportaciones de gente privada a la que le interesa que se realice ese proyecto en concreto. Es un método ideal para levantar documentales, cortometrajes o, como en mi caso, largometrajes underground. A mí me parece muy bien que la gente ponga su dinero donde quiera y no lo ponga donde no quiera. Es que soy duro de mollera.

A lo que iba: en perfecta consonancia con mis principios quiero financiar "Gallino" así. Es que me gusta que sea así. Sé porque me lo han contado que corren individuos por este mundo a los que les gustan mis películas. No son muchos, pero sí los suficientes. Hasta es probable que seas uno de ellos y por eso estás leyendo esto ahora. Pues bien, dejémonos de circunloquios: quiero tu pasta para hacer mi peli. No, toda no. ¿Cuánta?... Bueno, no volvamos a empezar, se trata de que las decisiones las tomes tú. Por una vez que te dejan, aprovecha. Dependerá de tu voluntad, de tus posibilidades, de cuánto me quieras y de hasta dónde estés dispuesto regar el Árbol de la Libertad, al decir de Benjamin Franklin.

Si entras en la página de "Gallino" en IndieGoGo verás que hay varias opciones. Opciones para tímidos, para potentados, para mileuristas, para pródigos, para feos, para rentistas, para funcionarios... Queremos conseguir 12.000 dólares americanos (recuerda que el dólar está actualmente más barato que el euro). Con eso y lo que podamos arramblar por los rincones ya tiramos. Tienes por lo menos dos motivos de peso para echar unas monedas al cepillo: arrimar el hombro a la causa del —esta vez sí, auténtico cine independiente demostrando de paso que es factible, y sentir el orgullo de haber formado parte de una futura película de culto. La verdad, pensándolo bien, es que no está nada mal por un algo de dinero que gastarás de todas formas en cualquier vicio dañino para tu salud. No dejes que la insensatez te venza, no dilapides tu peculio en vanos bienes fungibles: colabora con "Gallino" y sé uno de los nuestros. Tus descendencia te lo agradecerá. Piensa, piensa en tu descendencia. Tus tataranietos señalarán tu retrato en la pared y exclamarán, orgullosos: somos guays porque estamos hechos con trozos de ADN de alguien que hizo posible el advenimiento del cine pornofilosófico.

Carlos Atanes website: www.carlosatanes.com



No comments: